La mercadotecnia pequeña no existe

Sin embargo, la ideología mexicana también es considerada como una de las más creativas. Una de las “trabas” que inhibe el desarrollo empresarial es el recelo al largo proceso de tramites en cuanto a registro y legalización de las pymes por parte de las autoridades, después de pasar por esos largos procesos el empresario se enfoca con justa razón a los procesos de venta y comercialización de su producto o servicio dejando en segundo plano el tema de posicionamiento de marca, ya que en primeras instancias es altamente frecuente que no se considere  el valor de la publicidad.

 

Tenemos claros ejemplos actuales, en los que una compañía ya posicionada a partir de su mercadotecnia, puede “arriesgarse” a incurrir en un mercado ajeno a su producto principal. Pensemos en una marca como Coca Cola que acaba de acordar apenas el viernes pasado, la compra de la cadena de café británica Costa Coffee por la nada despreciable cantidad de 5,100 millones de dólares. Más de uno estará tentado en pensar que si se decidió a realizar dicha transacción es porque es una gran empresa que se puede “dar el lujo” de arriesgarse”. Falso. Coca Cola comenzó como una pequeña empresa y para llegar a lo que es hoy, tuvo largo camino que recorrer.

 

Una empresa como Coca Cola, “no se arriesga” como puede entenderse en sentido ordinario. Si Coca Cola ha apostado por adquirir y hacerse cargo de dicha empresa, es por una razón muy simple: según la revista Forbes (16, jul, 2014) en el periodo comprendido entre 2014-2020, esta embotelladora invertirá 8,200 millones de dólares para gastos publicitarios. Una empresa como Coca Cola, ha comprendido y llevado a cabo en sus directrices, la máxima del italiano Lee Iacocca, quien pensaba que no invertir en publicidad para ahorrar dinero, era como querer parar el tiempo, deteniendo las manecillas del reloj.

 

No nos equivoquemos, Coca Cola no “se arriesga” a invertir en Costa Cefee asi como ninguna empresa se arriesga “invirtiendo en publicidad”; Desde 2014, ya vislumbraba su expansión y sabía que poseía las herramientas para ser un éxito en sus proyectos. ¿Por qué? Por los 5,100 millones de pesos que destinaba a publicidad. Desde sus inicios, siendo una pequeña empresa, apostó por la mercadotecnia, teniendo esa visión previsora, es como se ha posicionado.

 

Un problema de las empresas mexicanas, por lo cual tenemos tan elevado nivel de fracaso, es por dejar de lado una visión a largo plazo, una empresa como Coca Cola, no “tuvo suerte”, simplemente comprendió a tiempo que el buen manejo de su publicidad le permitiría posicionarse y hacerse un producto deseable, y líder del mercado. En nuestro país podemos ver como las pymes aparecen y desaparecen, al igual que por alguna razón, a primera vista inexplicable, hay alguna empresa que se mantiene y va creciendo en el mercado, hasta alcanzar un posicionamiento. Estas pymes que subsisten no son el resultado aleatorio de la casualidad, sino empresas que han seguido el ejemplo de grandes empresas, en las que han entendido que en nuestro mundo actual, para lograr permanecer y crecer como empresa, se necesita “invertir” —no gastar— en publicidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *