El Diseño tiene derecho

Si queremos educar a nuestros clientes sobre el diseño, debemos educarnos antes a nosotros mismos. – Durante Siglos, científicos y estudiosos se han dado la tarea de clasificar las ciencias, sin embargo, nunca han podido desvincular la relación que tienen entre ellas, pues cada ciencia a pesar de su autonomía necesita de otra para complementarse.

El Diseño Gráfico tiene desventaja evolutiva en relación con esto, ya que no se ha involucrado como debería con otras ciencias, hablo en específico de una ciencia humanista, el Derecho, los Diseñadores Gráficos enfocados en su totalidad a dar resolución a problemas de comunicación visual se han olvidado de que su trabajo corresponde a la prestación de un servicio con lo que encontramos su vinculación con el área del Derecho, es por ello que me gustaría compartir algunas recomendaciones con el fin de proporcionar mayor formalidad a nuestro trabajo, la manera de lograrlo es creando una verdadera relación jurídica entre el prestador del servicio (Diseñador) y el usuario que recibe el mismo (Cliente).

En el área del Diseño es una problemática real encontrar un desacuerdo o inconformidad por alguna de las partes en algún momento del proceso del producto requerido, generando una disputa entre Diseñador – Cliente, acción que tiene respuesta o solución al generar una relación contractual correcta mediante la formalización de un contrato de prestación de servicios en el cual se estipulen las cláusulas o condiciones tales como tiempos de entrega, costos, forma de pago, sanciones de incumplimiento o casos de demora por causas que no sean imputables al prestador del servicio.

Con esto vamos primeramente a profesionalizar nuestro trabajo, así mismo, garantizaremos a nuestro receptor el servicio que espera y nosotros como prestadores aseguramos los beneficios que nuestro trabajo generó, así obtenemos y brindamos una relación Ganar- Ganar.

Tal como ocurre en otras áreas de profesionalización, el Diseñador debe perfeccionar la correcta ejecución de su trabajo y reconocer la necesidad que tiene de auxiliarse de otras ciencias, saber que su trabajo debe estar sujeto a la normatividad que actualmente existe y respaldar su labor en ello, logrando satisfacción entre las partes involucradas en esta disciplina.

Viridiana Herrera

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *