“VENDIENDO PIEDRAS EN EL 2018”

«Vendo piedra». Desde los antiguos griegos hasta pasada la modernidad por allá de 1800, esta era la forma de ofertar un producto, simplemente enunciar lo que se quería vender.

Increíblemente, hay quien sigue pensando de tal modo. Podría pensarse en Apple, quien pareciera que sólo hace eso: sacar un producto, avisar que está a la venta y en los Black Friday podemos ver la desesperación por conseguir uno. Sin embargo, la realidad es que si Apple ha logrado llegar a ese nivel de mercadotecnia, fue tras intensos y profundos estudios de mercado, que la consolidaron como una empresa con uno de los más altos niveles de posicionamiento.

En este post quiero hacer una breve historia de cómo la publicidad y la mercadotecnia, evolucionaron en herramientas no sólo útiles sino necesarias al día de hoy para la venta de bienes o servicios.

A mediados de 1800 la publicidad comenzó a especializarse, pasando por diversas etapas. A finales de dicho siglo, los gráficos eran la herramienta principal. El objetivo publicitario era simplemente mantenerse en la mente de los consumidores.

En la primera mitad del siglo pasado los gráficos fueron incluyendo la argumentación como recurso publicitario, intentando convencer por medio de razones la elección del producto ofertado. En la segunda mitad con la utilización de la televisión, se incluirán algunos conocimientos de las ciencias sociales, en particular la psicología. La idea era algo así «vendo piedra, estos son sus beneficios y te dará estás satisfacciones» y quien presentaba mejor los beneficios y las posibles satisfacciones, vendía su piedra.

Para finales de los 60’s, el juego cambió un poco hacia «mi piedra tiene mejores características que la piedra de mi competencia». Se buscaba condicionar a los consumidores. Bastaba con hacer una promesa fácil de recordar y que justificara adquirir el producto.

Posteriormente vino la publicidad testimonial en la que se buscaba llamar la atención de un producto con el prestigio de una personalidad como un artista, deportista, etc., la cual todavía se sigue utilizando.

A partir de este tipo de publicidad, la razón paso a segundo término y comenzó la publicidad basada en la imagen y la corriente creativa de los slogans.

Ya para finales del siglo pasado, y en vísperas del nacimiento de internet, la racionalidad de los slogans, comenzaron a perder efectividad, la publicidad entró a la era del posicionamiento, es decir se busca comprender el comportamiento del consumidor. Se inicia, intentando comprenderlo por medio de su racionalidad, y en la actualidad tenemos el Neuromarketing. Que también intenta comprender al consumidor.

En AB MKT, estamos conscientes que la época de «vendo piedra» ha quedado muy atrás, conocemos la complejidad de la evolución de la mercadotecnia, sabemos la importancia de los estudios de mercado, brief, mystery Shopper etc.  y tenemos la experiencia de saber cómo llevar toda esa información al proceso creativo.

En el siguiente post profundizaré en la utilidad del Neuromarketing.

Por. Diana Guerreo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *